Todo está bien Ma (Sólo estoy sangrando) – [Aguasucia bahiense]

(…) De la boquilla de oro del LOCO, el cuerno hueco hace sonar PALABRAS INÚTILES, la prueba para advertir que quien no está ocupado naciendo, está ocupado muriendo/ La página de la tentación sale volando por la puerta, la sigues, te encuentras a ti mismo en medio de la GUERRA, contemplas cataratas de rugido compasivo, sientes ganas de QUEJARTE, pero a diferencia de antes descubres que sólo serías una persona más llorando/ Y aunque las REGLAS del camino ya se hayan formulado, son sólo juegos de la gente que tienes que ELUDIR, todo está bien Ma, puedo hacerlo/ Los carteles de publicidad te ESTAFAN y te hacen creer que tú eres el único que puede hacer lo que nunca ha sido hecho, que puedes lograr lo que nunca se ha logrado, mientras tanto afuera la vida continúa, todo a tu alrededor/ Aunque los dominantes hacen las reglas para los sabios y los idiotas, yo no tengo nada Ma, con lo que VIVIR DE ACUERDO. 

It’s Alright Ma (I’m Only Bleeding)” – Bob Dylan

Querida Mamá:

     Me importa un pito en términos girondeanos las tramas y reglas del sistema educativo, o los mandamientos del “deber ser” de ser un “funcionario público”; me importa igualmente tres cominos el macrismo, la manga de parásitos de la política y las políticas nefastas. Me importan un bledo el sueño y la moral burguesa, el querer cambiar el auto, el comprar la casa o el progresar en el “trabajo”; NUNCA se va a “progresar” ni en términos mercantiles (lo cual no me interesa por todo lo mencionado anteriormente) ni en términos del bien común de una sociedad y de todo aquello VERDADERO que excede y está por encima de la economía y lo material; menos aún se puede hablar de “progreso”, cuando vendés la sangre de tu fuerza de trabajo a los mejores postores, que no son más que una manga de cerdos que fomentan la ignorancia, la pobreza, la dependencia; aún menos cuando en este país voltearon o les embarraron la cancha a los Yrigoyen, Illia, Frondizi o a los Alfonsín (lo más parecido que vieron estas tierras a un socialismo democrático), o cuando dejan morir a la gente de hambre, mientras los cómodos siguen mirando hacia otro lado y callando.

     Por otra parte, y disculpá la obscenidad de mi lenguaje, me liban los testículos el alcanzar el título académico a tiempo; ya tengo uno y me lo metí en el culo, porque a esta nación gobernada durante siete décadas por miliquismo y peronismo (peronismo de derecha, neoliberal, de centro izquierda, de extrema izquierda, de revolución de la alegría devenida en corporaciones, de mediocampista central, de líbero, de ala pivote… en fin todo se reduce a “peronismo”) nada que se llame “conocimiento” le importará tenerlo en su agenda. Alguna vez la madre de Ernesto Guevara le dijo al mejor amigo de su hijo, Alberto Granado, previo a un viaje que iniciarían por América, que haga lo posible para que Ernesto regrese a licenciarse, «un título nunca sobra». Ella fue la única persona de la familia de Granado y de Guevara, que no emitió ninguna negativa hacia la iniciativa de los dos jóvenes, en ese entonces profesionales de la medicina. ¡Cuánta sabiduría tendrían esas palabras de Celia! Un “título nunca sobra”… ¡¡¡pero un título nunca alcanza!!!

stawberry-fields-still-from-across-the-universe-2

     Te escribo, querida Madre, no para quejarme de todo esto que acabás de leer, sino en VERDAD para agradecerte y revelarte mis gratitudes:

     1) Te AGRADEZCO el hecho de haberme inculcado de chico la lectura.

   2) Te AGRADEZCO que, también desde pequeño, me hayas enseñado la importancia de estar en contacto con otras culturas, y de vincularme de alguna manera con un idioma que me sea extranjero (El relacionarse con otras culturas y con las potencialidades de un idioma desconocido, siempre están menos de sobra que esos ansiados “títulos”).

   3) Te AGRADEZCO SOBRETODO que no hayas hecho de mí, un pendejo malcriado o un nenito de mamá.

     Con estas tres armas nada de lo mencionado y enumerado anteriormente al inicio de esta carta, será susceptible de quebrarme, doblegarme o dominarme.

     Ojalá vos hubieses contado con las mismas armas que a mí me diste.

     Ojalá fueras vos la que también pueda luchar contra toda esa mierda que se lleva tus días.

   Pero es así… una madre y un padre siempre se sacrifican por sus hijos y siempre optarán por el hecho de que ellos estén bien armados aún a cuestas de un desarme propio.

    Pero cuando te sientas rodeada y en un momento crítico, no quieras que estos hijos de puta me manden a mí también con vos a los lugares que ellos quieren para nosotros, acordate que tengo las armas, comunicate conmigo y se luchará a muerte; y seguiremos entonces viviendo “ACÁ”. Es el único lugar que tenemos para VIVIR, pero para tener una auténtica y verdadera EXISTENCIA… primero, lamentablemente, hay que COMBATIR, y no asentir, ni consentir, ni condescender, ni permitir, ni aplaudir. El mundo está lleno y harto ya de todos estos últimos verbos infinitivos, que todo el tiempo quieren reclutarte y alistarte en sus líneas.

i-want-you-across-the-universe

     Te quiere y siempre te estará agradecido… tu hijo; un pelotudo que quizás algún día logre “ser alguien” (aunque nunca entendí muy bien lo que la unión de estas dos palabras significa) o de quien por lo menos se podrá decir: “vivió de manera auténtica”.

    PD: Quizás si hubieses tenido la suerte de contar con más tiempo de la presencia de tu papá, una persona que por lo poco que la gente me ha contado de él, tenía muy en claro eso de vivir de verdad, de tener una vida plena, hubieses tenido las mismas armas que vos me diste a mí. Sé y puedo asegurar que la Abuela fue una gran mujer, y que te dio todas las herramientas y los medios necesarios para sobrevivir en este ambiente hostil; pero eso que te dio, vos siempre lo tomaste de acuerdo con las reglas del juego y del camino de este mundo; y las reglas del juego están hechas para los dueños del juego y de la pelota, no para los simples participantes o espectadores, así como el softball no está hecho para la técnica del bateador furtivo, sino para quien domina a la perfección el arte de robar base. Por último me olvidé de agradecerte de lo FUNDAMENTAL; esos tres puntos que te mencioné y agradecí precedentemente, trajeron aparejada una de las armas más importantes con las que cuento (porque además de todo lo que implica, también es terapéutica): la ESCRITURA. Alguna vez el gran Hemingway dijo: “No es difícil escribir. Todo lo que haces en sentarte frente una máquina de escribir y sangrar”.

     Está todo bien Ma, sólo estoy sangrando;

está todo bien Ma, sólo estoy suspirando.


logo-maquina-fervor-finalizado-circulo

Revista Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

foto-fervor-3

By Augusto Morelli– (F.M.)

Otras publicaciones del mismo autor

#‎AugustoMorelliFM‬


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s