Apocalipsis (Un microrrelato de Martín Etchandy)

 Letra L

e

os hechos sucedieron más o menos de la siguiente manera. Una feroz epidemia de origen desconocido fue acabando con todos los peluqueros del planeta, uno por uno al inicio y luego por miles. Víctimas de una profecía jamás proclamada, coiffeurs y estilistas fueron ultimados por un virus que jamás demostró piedad hacia estos nobles trabajadores y sí una precisión escalofriante.

   Más tarde fue el turno de las lavadoras de pelo y las manicuras quienes, al quedarse sin trabajo y sin horizontes, decidieron suicidarse en masa luego de entregar sus limas simbólicamente a las autoridades.

   El resto de la población, ante la razonable desesperación de no encontrar una peluquería abierta sobre la Tierra, entró en un estado de pánico ante lo que se denominó la “amenaza mundial del pelo”. Millones de liendres comenzaron a reproducirse en las ahora frondosas cabezas. Las que caían al piso como resultado de los amontonamientos iban a parar a los conductos de agua, contaminándolos, y más tarde a los ríos, desbordándolos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

   Los seres humanos, escondidos bajo interminables flequillos, no podían ver cuando conducían y empezaron a morir en sangrientos accidentes automovilísticos y aéreos. Los que intentaban escapar de a pie, no podían evitar pisarse los cabellos todo el tiempo y caer al piso hasta ser pisoteados por otros humanos quienes tampoco veían. Millones se sometieron a violentas guerras para procurarse las últimas reservas disponibles de champú.

   Y así, la raza humana tal como se la conocía hasta entonces, fue exterminándose a sí misma, en un proceso que sólo se detenía de a ratos (cuando algunos necesitaban rascarse) para recomenzar luego con mayor salvajismo.

   Desde entonces, apenas unas decenas de sobrevivientes nos hemos comprometido a iniciar una nueva era que, probablemente, dentro de cientos de años tendrá su sitio en las páginas de la Historia Universal. Será conocida como “La civilización de los calvos”.


By Martín Etchandy

logo-maquina-fervor-finalizadoRevista Fervor de Bahía Blanca 

© Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s