ONCE UPON A TIME: la poesía del rapsoda bohemio… a un mes del Nobel, ¿Why Dylan?

ONCE UPON A TIME… Querida Literatura:

“Hubo un tiempo en que te vestías de punta en blanco, y no le lanzaste ni una moneda a los vagabundos en tus mejores momentos, ¿no es así? La gente te decía: “cuidado muñeca te puedes caer”, mientras a vos te tenía sin cuidado, ¿acaso no es cierto? Te solías reír de todo el que pasaba por tu lado… ahora no hablas tan alto… ahora no pareces tan prepotente, cada vez que tienes que mendigar por tu próxima comida. ¿Cómo se siente? ¿Cómo lo llevas? Vivir sin un hogar, como una completa desconocida, como una piedra rodante”.

“Like a Rolling Stone” – Robert Allen Zimmerman (Bob Dylan) – Premio Nobel de Literatura 2016.

    Letra e

e

l último poeta maldito, que no se considera a sí mismo como un poeta, y más que poeta es en verdad uno de los mejores músicos de la historia, ha truncado el peso de “eruditos literatos”, la hiperprotección profiláctica de la literatura, y ha vencido también a la nueva alternativa de la academia (alternativa sobre la que descansa lo más profundo de la autoayuda, y que ha sido encarnada por un escritor japonés) haciéndose con un merecido premio, al cual ya había sido harto nominado en ocasiones anteriores, pero nunca creímos que este día Bob Dylan with Get Born signpudiera llegar. Un Premio Nobel de Literatura, que cuando lo gana Gabriel García Márquez, es un premio importantísimo, que cuando se lo otorgan a Pablo Neruda, está perfectamente atribuído, un galardón que algunos imbéciles disfrutan que no se lo hayan dado al maestro Jorge Luis Borges, o hasta al propio Julio Cortázar; pero que cuando ese premio lo alza un Bob Dylan, inmediatamente para ellos ya no se trata de un reconocimiento sustancial, es relativo y mayormente injusto. Es que harto se sabe lo que representan estos premios, no son el reflejo de ninguna realidad objetiva. Pero esta vez, a pesar de que seguramente no refleje el verdadero deseo de la academia, este premio de alguna manera refleja una realidad: la literatura y la poesía han ido hace años más allá de meros novelistas y “literatos”, y si la literatura está en crisis, es justamente por esta gente. Dylan representa una contracara, una posición opuesta frente a todas estas cuestiones.

     Pero The Times are Changing, y en estos tiempos, nuestros tiempos, tal es el merecimiento de dicha distinción hacia el poeta, que ni siquiera la propia academia tiene una justificación como para por lo menos disfrazar la situación de ir en contra del purismo y el academicismo que los caracteriza: “por haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”. Así de restrictiva es la causa que justifica este Nobel, lo cual permite ver que cuando una expresión popular como la de Dylan es tan inminente e insilenciable, y ya no puede ser desmerecida, no se puede dirigir la vista hacia otro lado, no queda más alternativa que otorgar el premio, y justificar la decisión a la apresurada carrera.Photo of Bob DYLAN Y a eso se dedica la academia, a la complacencia, cuando no a la destrucción, y frente a lo irreductible sobreviene la justificación; porque ni ellos mismos se creen ese “por haber creado nuevas expresiones poéticas”. Ya sabiamente The Ballad of a Thin Man, nos advertía de aquellos de los cuales muy bien se sabía, eran exigentes lectores, y comprendían que algo estaba pasando “aquí”, en la literatura y música de Dylan, pero no sabían muy bien qué era todo eso, ¿o sí lo sabían esos “señores Jones”? Pero Don’t Think Twice it’s All Right… No hay más vuelta de tuerca que darle, este premio al rapsoda bohemio norteamericano tiene miles de razones más de fondo, que aquellas pobres razones que desde la banalidad de las formas se ven obligados a reconocer los catedráticos. El Nobel de Dylan es un premio a los marginados de siempre, a los simbolistas y poetas malditos, los Rimbaud, Baudelaire, Verlaine; a los surrealistas y dadaístas, a Tristan Tzara, André Breton, Jean Cocteau; a los beats, a Kerouac, Ginsberg, Burroughs, al realismo sucio, a Carver, Bukowski, Houellebecq; y finalmente es un Nobel para la eterna escena clásica del rock: para los Beatles, Pink Floyd, The Who y los Stones.

bob-dylan-2
A un mes del reconocimiento ahora se habla de si recibirá el premio, de los deberes moralinas de siempre, de las obligaciones éticas, de si aceptará el dinero y no irá a la ceremonia. Una sarta de cuestiones que sólo pueden preocupar a los imberbes de siempre, porque no han entendido que la literatura y la música son arte, y como arte, son disciplinas desprendidas e independientes de todo tipo de a priori limitación social. Un artista no tiene por qué ser condescendiente a la ética burguesa y aristocrática, aún menos ser condescendiente con los deberes para con la justicia de clases y la ética del proletario. Un escritor es un escritor, y punto. O bien como dijo alguna vez Cortázar “si un escritor” (en el caso de Dylan también músico) “es un hombre que está comprometido en un campo de tipo ideológico y escribe sobre eso” (o actúa y es fiel a ese compromiso) “como escritor está cumpliendo su deber, y si al mismo tiempo sigue paralelamente cumpliendo una tarea de literatura por la literatura misma es absolutamente su derecho y nadie puede juzgarlo por eso”. En ese caso entonces deberíamos considerar que el compromiso que Dylan ha mostrado a lo largo de su carrera, ya sea con el arte o para con la sociedad, puede ser justamente eso, un compromiso mixto: social y artístico; y finalmente es menester pensar también hacia quiénes o a quiénes dirigir ese compromiso: ¿para la academia sueca de literatura? Considero, y supongo también Dylan, que sería tiempo perdido.   bob-dylan-3

     Gracias a los infiernos rimbaudeanos, Bob Dylan ya existía antes de este reconocimiento; y como dijo algún día John Lennon (hombre que si estuviese vivo debería ser el próximo premiado) “I don’t believe in Zimmerman”… Sólo creo en Bob Dylan, el músico y el poeta maldito.


logo-maquina-fervor-finalizado-circulo

 

Revista Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

foto-fervor-3

By Augusto Morelli– (F.M.)

Otras publicaciones del mismo autor

#‎AugustoMorelliFM‬


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s