“Respiración artificial” de R. Piglia: literatura viva y natural, en tiempos de respiradores artificiales – (Análisis literario)

 

Bestseller seal

e

Llevá a FERVOR a todos lados: ¡Hacé click acá y descargá este texto en PDF, para leer en cualquier momento! Si te gustó este post y leíste hasta el final… no te olvides de ¡¡CALIFICAR Y COMPARTIR!!

 

 

Letra L

e

e

a ficción se ocupa de trabajar la verdad de un modo específico y esa es, en parte, su relación con la realidad. Es en esa frontera indómita, como la llama Graciela Montes, donde Ricardo Piglia se posiciona  para construir un discurso que no es verdadero ni falso, probablemente, el lugar indicado para situar su novela Respiración artificial.

     Respiración artificial es una obra que parece estar hecha de fragmentos, que adopta infinitas formas y  múltiples géneros que envuelven al lector en un tejido de tradiciones literarias, formando el estilo único de Ricardo Piglia. Crítica, teoría, historia, ficción, la variedad de conceptos expuestos durante el recorrido de la obra proponen un desafío literario que ataca diversos flancos buscando la ampliación de un campo de batalla establecido hace mucho tiempo, desde el momento en que el lector pacta con la literatura las reglas del juego. Y aquí aparece uno de los puntos fundamentales de la novela, como lector surge la pregunta ¿dónde estoy parado? Si es que existe una historia lineal en Respiración artificial, es la historia que tiene como protagonistas a Marcelo Maggi y Enrique Ossorio; sin embargo, el protagonismo de estos personajes tiene un carácter de “sensación”, ya que el verdadero sujeto-actor de la trama es Emilio RenziEnrique Ossorio es un personaje del siglo XIX que se fue a California a buscar oro, y Marcelo Maggi es un historiador que quiere reconstruir su historia.  Este historiador, decide entregar la investigación a su sobrino Emilio Renzi, quien es escritor. Sin la figura de Emilio Renzi, el lector se vería atrapado en una red de voces, historias y cartas que, de manera fragmentada, evocan la vida de Enrique Ossorio.

        Si yo mismo fuera el invierno sombrío

 

     Durante esta primera parte de la novela “Si yo mismo fuera el invierno sombrío”, Emilio Renzi reflexiona sobre cómo contar la historia desde la ficción, mezclando hechos y personajes ficticios con documentos reales y hechos históricos como las dictaduras militares en Argentina. Es así que la novela reflexiona y discute la objetividad de una historia incuestionable, y lo hace por medio de fragmentos inconclusos de la misma. El propio Piglia dijo alguna vez que “a Renzi sólo le importa la literatura, habla siempre con citas, vive literariamente”, y esa es su forma de relacionarse con el mundo y con la historia. Y ante todos esos recursos discursivos que Ricardo Piglia despliega de manera excepcional, el lector deberá trabajar, buscar el hilo, atender a las piglia2causas y sus efectos, seguir de cerca a Emilio Renzi en su osadía casi detectivesca y descubrir junto a él que,  al fin de cuentas, todo se repite, que la historia argentina está encerrada en un espiral sin fin mayormente alimentado por el discurso  del Estado, discurso que “tiene la estructura del relato de terror”, en palabras del propio Piglia, pero que, como todo relato, también tiene una lectura oculta. Respiración artificial, entre otras cosas, es eso: reinventar la lectura de la historia y del discurso, sembrar la duda y revelar esos intersticios para que se pueda dejar de respirar de forma artificial. La novela encierra una narrativa inmersa en el crisol genérico y en la hibridación genérica, y uno de los ejes fundamentales a la hora de analizar y considerar los géneros que atraviesa la obra, será el manifiesto rasgo epistolar e histórico que inunda a la primera parte del texto. No es un dato menor reflexionar desde lo formal acerca del significado que se oculta y encierra en el título que da nombre a esta primera parte; de alguna manera es una reivindicación a otro de los grandes escritores sobre los que se sostiene la narrativa de Piglia, y ese escritor es Franz Kafka. “Si yo mismo fuera el invierno sombrío” evidencia el expresionismo kafkiano, que funciona como columna vertebral del texto en virtud a la humanidad de Piglia, así como también, la narrativa de vanguardia sobre la que se sustenta Respiración artificial; la misma tiene el aire propio de “si yo mismo fuera la cucaracha, el escarabajo o el insecto, que es aplastado por la historia de la humanidad, por las culturas tradicionales y universales pasadas, sobre las que se sustentan y cimientan las desdichas presentes”.

        Descartes

e

     Pero Respiración artificial no termina ahí. La segunda parte, titulada “Descartes”, es un respira2ensayo sobre la literatura argentina y universal presentado como una conversación entre Emilio Renzi y un filósofo exiliado llamado Vladimir Tardewski. Pasando por Kafka, Joyce, Borges y Arlt, entre otros, se plantean los principales problemas de la literatura y sus protagonistas demostrando, a su vez, que todo puede ser leído como ficción. En esta segunda parte, Ricardo Piglia realiza una crítica literaria siendo, en cierto modo, protagonista de la misma. Reconstruye su historia, expone teoría, ideología y lo hace desde un lugar preciso pero enmascarado dentro de la ficción eliminando así, toda pretensión de verdad, pero dejando la puerta abierta a ese “como si” propio del pacto ficcional entre el lector y la literatura. Respiración artificial es un híbrido que rompe todas las fronteras antes de llegar al lector y, tal vez,  hasta podría haber sido ésta la obra que Piglia titule Crítica y ficción.

      Entre el “discurso histórico” y el “discurso literario”

e

     Desde la primera línea de la narración de Piglia se nos adelanta un tópico central (que a suerte de eterno retorno nietzscheano, será recurrente y aparecerá constantemente y de manera sistemática a lo largo de todo el relato) a partir de una pregunta inquisidora: “¿Hay una historia?”. Toda la novela es una interpelación a las voces que construyen la historia, y en esta interpelación Piglia interpone el presente, demostrando que todo fluir histórico, toda historia afecta el presente, y que toda lectura de la historia se hace desde el presente. Una lectura de la particular relación de Enrique Ossorio con Juan Manuel de Rosas, aparece intrínsecamente relacionada con la obsesión de Maggi por reconstruir la historia. La forma particular de relacionar la historia, la literatura y la ficción, se debe en gran parte, a la profesión de Piglia, quien señala en varias ocasiones a lo largo de las entrevistas y encuestas que conforman Crítica y ficción, que optó por estudiar Historia y no Letras, a pesar de su interés en ser escritor. La respuesta a esta paradójica cuestión es que “la carrera de Letras tiende a centrar demasiado, diría yo, produce la ilusión de que la literatura está clasificada y ordenada”. El escritor de literatura se siente más cómodo con la historia, y dice, “la historia me permitía mantener esa relación de distancia y de cercanía con la literatura que yo andaba buscando. Un historiador es lo más parecido que conozco a un novelista”. No debe resultar extraño entonces que un escritor que define de esta manera sus inicios literarios decida que su poética, esté construida a partir del discurso histórico, para dar pie así, a un discurso literario. Respiración artificial es el fluir permanente de la resignificación del pasado a través de la palabra, resignificado en relación a cómo afecta el presente y en cuanto a cómo lo leamos, lo escribamos o trabajemos va a afectar o no el presente desde un lugar diferente.

   La realidad y la ficción, dos conceptos convencionalmente invertidos

e

     En Crítica y ficción, Piglia aborda el particular tema de la especificidad de la ficción, y dice al respecto: “Me interesa trabajar esa zona indeterminada donde se cruzan la ficción y la verdad. Antes que nada, porque no hay un campo propio de la ficción. De hecho, todo se puede ficcionalizar. La ficción trabaja con la creencia. Y en ese sentido conduce a la ideología, a los modelos convencionales de realidad y por supuesto también a las convenciones que hacen verdadero o “ficticio” a un texto. La realidad está tejida de ficciones”.

ricardo-piglia-1

     “Ficción” es la palabra con la que tanto la literatura como los literatos enmascaran la realidad. Quienes hemos ahondado alguna vez, en las profundidades más oscuras y ocultas de la literatura nos hemos planteado el siguiente interrogante: si la literatura es ficción ¿entonces para qué leemos y escribimos “ficciones”? Ese es el momento en que la respuesta aflora como lava volcánica y en mi mente aparecen esos pequeños momentos de claridad. En esos instantes pienso entonces que la cuestión de la ficción y la realidad está invertida. Todo eso que comúnmente denominamos realidad no es más que ficción, y todo aquello que denominamos ficción no es más que algo malditamente real. El escritor y el lector de ficciones escriben y leen ficciones porque han salido de la cueva platónica y han comprendido esa cuestión crucial: la inversión entre lo aparente y lo real, entre las ficciones y la realidad. Los lectores y los escritores de literatura, o por lo menos los auténticos, viven vidas aborrecibles, tienen trabajos aborrecibles y responsabilidades odiosas, y en estas prácticas se encierran lo que el mundo y la sociedad han definido alguna vez como lo “real”, la “realidad”. Pero los humanistas, los hombres de letras, han visto más allá de las apariencias y saben que lo real no habita en aborrecibles actividades cotidianas, que lo real existe más allá de lo que ven nuestros ojos y entiende nuestra consciencia. Cuando Piglia en Crítica y ficción concluye en que la realidad está tejida de ficciones, está aseverando esta noción fundamental; está tejida de ficciones, porque la realidad es una “gran ficción”.

 Influencias literarias de Respiración artificial: una poética oscilante entre Macedonio Fernández, J. L. Borges, Roberto Arlt, Ernesto Sabato, Julio Cortázar y la tradición experimental

e

     Una novela dentro de la tradición experimental

     El texto de Piglia es ante todo un canto a la literatura, a la reivindicación de la auténtica y verdadera literatura, aquella que se construye desde el esfuerzo arquitectónico propio de un diseñador inteligente; es un grito desolador, pero a la vez de esperanza, en medio del naufragio literario en que se encuentran inmersas las nuevas generaciones de escritores; naufragio cuyo nacimiento, convive en espacio y tiempo con la novela de Piglia publicada en 1980. La misma nace en el ámbito de una ricardo-piglia-inueva generación de escritores que ya no está emparentada (y quizás hasta esté enemistada) con todos o con algunos de los grandes escritores argentinos de la antigua y tradicional escuela, perteneciente a la primera mitad del siglo XX: Borges, Arlt, Cortázar, Sabato; y  con los escritores ligados y vinculados de manera directa o indirecta a esa antigua escuela clásica, y más cercanos en el tiempo con la nueva generación, tales como Manuel Puig, Juan José Saer, Rodolfo Walsh, César Aira y el propio Piglia.

     La obra literaria en cuestión del escritor de Adrogué, se engendra consecuentemente en tiempos de crisis de las representaciones realistas, y se perfila como un viento refrescante en medio del sofocante fuego, propio de una narrativa a partir de la cual quedaba ya muy poco por explorar y recrear. En términos estéticos y de influencias, entre tantas otras, el texto se alinea dentro de la tradición novelística “experimental”, tal y como lo señala Roberto Echavarren en su ensayo “La literariedad: Respiración artificial de Ricardo Piglia”. Se trata de una tradición inaugurada en estas tierras por Macedonio Fernández con novelas como Museo de la novela de la Eterna o Una novela que comienza, y perfeccionada por Julio Cortázar en Rayuela. Aún así, Echavarren sostiene que esta agrupación es engañosa, ya que el texto de Piglia poco tiene que ver con las anteriormente citadas.

     A pesar de las consideraciones anteriormente expuestas, existe un libro fundacional dentro de la novelística experimental argentina, del cual se olvida Echavarren, y que según el criterio de quienes escriben el presente y de cavilaciones de Jorge Fornet, se asocia y se asemeja vigorosamente con Respiración artificial; ese libro anterior al de Piglia en tiempo y en relevancia dentro de la literatura nacional es nada más ni nada menos que Sobre héroes y tumbas del maestro Sabato. Esta asociación genealógica quizás resulte un tanto molesta para Ricardo Piglia ya que él no se reconoce meritoriamente, como suficiente acreedor de la literatura de Ernesto Sabato. César Aira es uno de los primeros en señalar la vinculación entre el autor de El túnel y Piglia; “Sabato es el maestro de Piglia” o “Piglia es hijo de Ernesto Sabato”, ha dicho Aira; de él ha tomado tópicos centrales para Respiración artificial.

A2-57735844.JPG

     Y si bien la relación establecida por Aira es ampliamente acertada, este último construye esta vinculación con cierta maliciosidad ya que no reconoce a Sabato como el sin igual autor que fue dentro de la literatura argentina, y aún menos reconoce la elocuencia de Piglia llegando a proclamar dichos infaustos tales como: “Piglia logra con Respiración artificial una de las peores novelas de su generación”.  Salvo la confirmación que César Aira nos brinda, sobre la hipotética relación que establecen Fornet y quien les escribe de las obras de Sabato y Piglia, poco podemos considerar de un hombre que, a pesar de gran escritor, como crítico literario ha afirmado que “la mayoría de la obra de Julio Cortázar es deplorable”, o de un hombre que cataloga como una de las peores novelas a Respiración artificial, y que en el año 2004 declara prácticamente no haber leído la obra de Ricardo Piglia.

     Entre la fusión y la reconstrucción de la historia y la tradición nacional

     Ernesto Sabato con Sobre héroes y tumbas fue quien principió la fusión entre dos Buenos Aires hasta ese momento antagónicos: el Buenos Aires de Florida y el de Boedo; y fue Sabato (y quizás posteriormente Cortázar) el primer escritor argentino capaz de fusionar el universo borgeano y el arltiano, capaz de nutrirse de la estética de Jorge Luis Borges y de Roberto Arlt; pero es recién en Respiración artificial que esa fundición de lo dicotómico se popularizó. Quizás la influencia estética de Arlt y Borges en Sabato sea plasmada de manera inconsciente o se encuentre implícita dentro de la obra de este último, pero en el caso de la novela de Piglia, el punto de inflexión en que se tocan los escritores de Florida y piglia-iiBoedo se presenta de manera brusca, se evidencia posiblemente con un énfasis mayormente explícito y directo para provocar un efecto ficcional.  La ambición totalizadora es lo que une a Sobre héroes y tumbas y a Respiración artificial, a la primera novela se la considera a partir de un neorromanticismo, mientras que la segunda puede pensarse cercana a las fronteras indómitas e inexploradas de un realismo histórico. Ambas obras en distintos términos se ocupan de repensar la tradición nacional, la historia nacional, la construcción de lo argentino y las relecturas y reescrituras del canon. La obra del escritor, físico y pintor argentino se publica en 1961, y su intención es observar el pasado (o el presente inmediato) a partir de la reconsideración de las provincias y de la historia nacional, en ella se realiza un balance del peronismo y se buscan explicaciones a la razón de ser de ese presente, a partir de la indagación en un tiempo pasado que llega hasta los tiempos de Juan Manuel de Rosas; de dicha perspectiva el autor no elude una mirada crítica hacia la oligarquía nacional, también discute y valoriza la herencia arltiana en la cultura nacional.

     Ricardo Piglia hace lo propio en su texto, pero recurre a una amplia variedad de tintes que conllevan a que si bien Respiración artificial se asemeja a la obra de Sabato, tiene una esencia propia, auténtica y un estilo sui generis. Piglia también se remonta a los tiempos de Juan Manuel de Rosas, también incluye en su trabajo una mirada mordaz de la oligarquía argentina y realiza un balance ya no del infausto peronismo, sino de la última dictadura militar que de manera tan rotunda golpeó y sacudió la dignidad de nuestra nación.

    La anexión de dos tradiciones enfrentadas: Borges y Arlt, Florida y Boedo

     En  “Un debate de poéticas: las narraciones de Ricardo Piglia”, texto perteneciente al teórico Jorge Fornet (y artículo que ha sido recopilado en el libro Historia crítica de la literatura argentina de Noe Jitrik), se presenta un eje de análisis fundamental en torno a las herencias de Respiración artificial, y las mismas se referencian de manera específica en un apartado del ya mencionado texto, denominado: “Dos tradiciones enfrentadas (Borges y Arlt) y el concepto de ‘ficción’. Precursores”.

     Jorge Fornet, de nacionalidad cubana, y quien es Licenciado en Letras por la Universidad de La Habana, trabaja como investigador en el Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas. El texto del presente autor se trata de un ensayo de carácter crítico, narrativo, con evidentes secuencias explicativas y argumentativas, y la tesis fundamental de Fornet pretende indagar en las raíces de la tradición literaria sobre la cual se sustenta Ricardo Piglia para construir su narrativa ficcional. Para ello el autor cubano toma como punto de partida la hipótesis de la reivindicación por parte del propio Piglia en su libro Crítica y ficción de sus “precricardo-pigliaursores”: Jorge Luis Borges y Roberto Arlt. Fornet evidencia el hecho de que Piglia encuentra en Borges “un tipo de construcción que ficcionaliza la teoría, que trabaja con la posibilidad de conceptualizar a partir de la ficción”. Por otra parte, y en cuanto a la figura en torno a Arlt como precursor, se dice que Piglia conquista de él “su mezcla de registros, esa hibridez que es por otro lado una de las marcas de la gran tradición de la novela argentina”. El teórico fundamenta  también en su obra que la fusión de las influencias  de los escritores de Florida y Boedo decanta en un rasgo sui generis, rasgo que se vuelve propio en la estilística de Ricardo Piglia. Dicha cuestión se refleja en diversos textos de Piglia presentados como ficcionales, en los cuales aparecen estructuras discursivas ensayísticas directas (de narrador) o indirectas (de personajes); y por otra parte, esta implicancia, se evidencia también en aquellos textos teóricos ficcionalizados, tal y como sucede en La ciudad ausente, en algunos relatos que integran la obras Formas breves o El último lector.


logo-maquina-fervor-finalizadoRevista Fervor de Bahía Blanca 

© Todos los derechos reservados.

By Tom Sawyer – (T.G.) y Augusto Morelli – (F.M.)

Un pensamiento en ““Respiración artificial” de R. Piglia: literatura viva y natural, en tiempos de respiradores artificiales – (Análisis literario)

  1. La verdad es que me dieron ganas de volver a leer Respiración Artificial, sobre todo a la luz de la aparición de los dos primeros tomos de sus diarios. Piglia me interesa mucho y siempre pensé que la novela se trata de una máquina de ocultar, de decir y no decir, de decirlo todo de un modo en que no se sabe muy bien si es verdad o ficción. En fin un gran libro gracias al cual descubrí a Gombrowicz entre otras cosas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s