“Fragmentos de un discurso amoroso” de Barthes y “Otra piel” de Cerati (¿El lenguaje como piel o la piel como lenguaje?)

     Graciela Montes en La gran ocasión nos dice que el niño en sus primeros contactos con el lenguaje debe “tomar la palabra”, ya que éste último es en si una suma de lecturas y escrituras. Una lectura a temprana edad empieza siendo oral, el lector incipiente tiene mucho para leer y escribir (en la medida que tenga la palabra y encuentre quien lo escuche) en sus primeros años. Aún cuando prefiera echar mano a las imágenes o a los gestos para inscribir sus lecturas del mundo, el lenguaje se irá convirtiendo en su segunda piel y su instrumento de exploración privilegiado.

     Esta es la idea que Montes deja plasmar en su texto, y Barthes por otra parte refuerza este concepto en su texto incluido en Fragmentos de un discurso amoroso, y nosotros podemos considerar el hecho de invertir la cuestión y pensar en la piel, en el tacto, en lo sensorial como un lenguaje y un instrumento para leer el mundo. De esta manera quizás nos acercaríamos más a la relación simbiótica entre lenguaje y piel, planteada por Gustavo Cerati en “Otra piel” y quizás también por Man Ray en su pintura “The Lovers”.

***

     El lenguaje es una piel. Yo froto mi lenguaje contra el otro. Mi lenguaje tiembla de deseo. La emoción proviene de un doble contacto: por una parte, toda una actividad discursiva viene a realzar discretamente, indirectamente, un significado único, que es “yo te deseo”, y lo libera, lo alimenta, lo ramifica, lo hace estallar (el lenguaje goza tocándose a sí mismo); por otra parte, envuelvo al otro en mis palabras, lo acaricio, lo mimo, converso acerca de estos mimos, me desvivo por hacer durar el comentario al que someto la relación. (Hablar amorosametne es desvivirse sin término, sin crisis; es practicar una relación sin orgasmo. Existe tal vez una forma literaria de este coitus reservatus: el galanteo).
      La pulsión del comentario se desplaza, sigue la vía de las sustituciones. En principio, discurro sobre la relación para el otro; pero también puede ser ante el confidente: de tú paso a él. Y después, de él paso a uno: elaboro un discurso abstracto sobre al amor, una filosofía de la cosa, que no sería pues, en suma, más que una palabrería generalizada. Retomando desde allí el camino inverso, se podrá decir que todo propósito que tiene por objeto al amor implica fatalmente una alocución secreta.

Roland Barthes – Fragmentos de un discurso amoroso

imago 63582136

 

Otra piel

 

Esta tarde de sol me puse a mirar
tu postal bajo un haz de luz
(radiante luz)
una frase duró hasta el anochecer
recordarte es un hermoso lugar
Amo tu lucidez
leo tu desnudez
cuando pensás el mar
así te pienso igual
Si el lenguaje es otra piel
toquémonos más
con mensajes de deseo
si el lenguaje es otra piel
toquémonos más
con mensajes de deseo
(deseo)
No voy a endurecer
letras que dan placer
me contengo de amarte más
hasta volverte a ver
Si el lenguaje es otra piel
toquémonos más
con mensajes de deseo
si el lenguaje es otra piel
toquémonos más
con mensajes de deseo
deseo.

Gustavo Adrián Cerati


By Augusto Morelli– (F.M.)

Imagen: “The Lovers” – Man Ray

Revista Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

Otras publicaciones del mismo autor: #‎AugustoMorelliFM‬

Un pensamiento en ““Fragmentos de un discurso amoroso” de Barthes y “Otra piel” de Cerati (¿El lenguaje como piel o la piel como lenguaje?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s