“The 100”: ciencia ficción, lucha de clases, libertad artificial y ecos de “Lost”

     Desde Lost, El señor de las moscas o Battle Royal, entre otros,  sabemos que la fórmula “tirar a un grupo de personas en un ambiente desconocido y veamos qué pasa” da resultado. Primero un hombre, un ser en el mundo, después dos, después tres y después una sociedad. Como si fuera todo un gran reality show, día a día exponemos para un espectador ideal (y tal vez un poco alienado) nuestras luchas internas y externas que van entretejiendo una sociedad hasta el punto en que, compromiso o no de por medio, dan luz a algo mucho más grande que nosotros. Ese algo es apenas un concepto, pero uno tan poderoso que nos divide en clases, que nos acobija, que nos abandona, que nos da vida y nos mata. ¿Cuándo comenzamos a formar parte de esto?

     The 100 es una serie de televisión estadounidense de ciencia ficción y drama creada por Jason Rothenberg, basada en la novela del mismo nombre escrita por Kass Morgan. La serie está centrada en 100 adolescentes que son enviados a la Tierra para comprobar si el planeta se encuentra en condiciones de ser habitado nuevamente, luego de una guerra nuclear.

     Noventa y siete años atrás, la Tierra fue víctima de una guerra nuclear, que destruyó todo el mundo como lo conocíamos. Sólo cuatrocientas personas lograron salvarse de la catástrofe gracias a un grupo de naves que fueron construidas para que los sobrevivientes puedan vivir en el espacio el tiempo que sea necesario. Pero en el presente, el “Arca” (nombre que le otorgan a la unión de todas las naves) está experimentando problemas con el oxígeno y el exceso de población. De manera secreta, las autoridades de la nave buscan una manera para sobrevivir, y así surge el proyecto que enviará a 100 adolescentes a la Tierra.

The 100 (3)

     “Los 100”, como los conocemos, son jóvenes que se encuentran arrestados dentro de la nave por cometer pequeños delitos. Ellos son enviados a la Tierra para comprobar si es apta para que la gente de el “Arca” pueda volver a su planeta natal. Pero al llegar a él, los 100 descubren que no está completamente vacío.

     Hasta acá es una serie más, incluso algunos dicen que para adolescentes. Pero poco a poco The 100 fue creciendo tanto en audiencia como en la complejidad de los temas a desarrollar. Toda la serie es un reflejo del flujo de la vida humana, y si usted sobrevive a la floja primera temporada, dará cuenta de que es un reflejo muy bien logrado.

     Si gusta de la ciencia ficción, la lucha de clases, el precio por una libertad artificial y la inexistencia de la línea que separa el bien del mal, entonces es usted un ser humano con todas las letras. Y como en la vida misma, los 100 no sólo se enfrentarán entre ellos por ver quién tiene el poder en este nuevo territorio, también tienen que enfrentarse a los misterios que habitan en la Tierra. Destrucción y reconstrucción, todo en la mismas inestables manos de los seres humanos.


By Aldana Grandinetti

Revista Fervor de Bahía Blanca Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s