The Police y “El espíritu de la máquina” de Koestler: El arte venciendo ese idealismo ingenuo llamado política (Ensayo)

“No hay una SOLUCIÓN política,

para nuestra EVOLUCIÓN problemática,

no tenemos fe en la CONSTITUCIÓN,

no hay REVOLUCIÓN sangrienta;

Somos ESPÍRITUS en el mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material.

Nuestros SUPUESTOS líderes hablan,

con palabras que INTENTAN encarcelarnos,

el SOMETER a los mansos,

pero es la retórica del fracaso;

Somos ESPÍRITUS en el mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material.

¿De dónde viene la respuesta mentirosa?

Vivir el día a día.

Sí, eso es algo que no podemos comprar,

debe haber otra manera.

Somos ESPÍRITUS en el mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material,

espíritus en un mundo material.

 

     “Spirits in the material world” es una canción compuesta por Sting, líder, vocalista y guitarrista de The Police, Profesor de Inglés y un apasionado por la literatura; la obra está inspirada en escritos del novelista y filósofo húngaro Arthur Koestler, quien se autoproclamaba como un comunista romántico, pero quien tras años de militancia (y al igSting READual que nuestro querido Ernesto Sabato) decidió abandonar el partido, tras una gran desilusión. Los verdaderos hombres están más allá de la política, no mueren en la teoría sino que viven día a día en sus pequeñas acciones llevadas a la práctica. Si todos hacemos al estado, entonces cualquiera de nosotros puede ser capaz de destruirlo. Si todos alimentamos al sistema tal y como hoy lo conocemos, entonces cualquiera desde su lugar puede comenzar a dejar de hacerlo.

Sting se sentía muy representado con las ideas planteadas por Koestler, especialmente en la obra Ghost in the Machine (1968) donde el ensayista húngaro nos presenta la hipótesis de que el aparente instinto de autodestrucción de la humanidad puede tener una base fisiológica en ciertas patologías cerebrales. En otras palabras Koestler nos quiere decir que ese impulso de autodestrucción que reKoestler.jpgstringe el espíritu y el pensamiento del ser humano es generado por influencias externas que están presentes en nuestro contexto, en este caso se trata de los gobiernos y los partidos políticos, a los cuales el autor los señala como “la máquina”.

     La palabra “material” dentro de la composición de Sting está muy vinculada con la dualidad entre cuerpo y alma, lo físico y lo espiritual, la forma y el fondo. Esta dualidad entre cuerpo y alma desde sus inicios nos indica que no se puede tener todo. Freud denuncia esa voluntad constante del ser humano de querer regresar a un estado de equilibrio y de plenitud total propia de la vida intrauterina. Al resultar imposible alcanzar la plenitud, tener algo de forma exclusiva implica perder otra cosa. Ejercer una vida plenamente física, tecnológica o material implica perder la vida espiritual. Si lo que abunda alrededor de un ser es lo material (como puede ser el dinero), será un hombre pobre de espíritu. Por el contrario, un hombre rico espiritualmente, deberá ser pobre materialmente. SIEMPRE todo lo que sobra de un lado, es síntoma de que algo está faltando en otro, y por esta causa damos cuenta de la injusticia en cuanto al funcionamiento y la distribución de los recursos en el mundo. Lo que está sobrando a los ricos, está faltando a los pobres.  Si a los poderosos les sobran bienes, es porque les faltan a los débiles. Si a los obreros les sobran horas trabajadas por día, es porque esas horas les faltan trabajar a los capitalistas. Si los bolsillos y los estómagos de los cerdos burgueses están llenos, es porque los de las ovejas, están vacíos. Es normal que intenten vendernos a diario que este mal instaurado es algo propio a la naturaleza del hombre, pero he aquí la equivocación; el mundo nació pleno, perfecto, no sobraba ni faltaba nada, esa, es la verdadera naturaleza de su origen. Llegará nuevamente un día en que el equilibrio sea nuevamente absoluto. Esperemos que esto no sea en razón de su destrucción o a causa del devenir de la nada.

     Contrario a lo que piensan los ingenuos, las formas, la matemática, la gramática, o incluso el lenguaje no salvarán el mundo, tampoco la política, menos aún la estupidez inusitada de los fanáticos. Es a causa de la ceguera de los fanáticos que los sistemas políticos siguen teniendo sustento y legitimación, porque el problema no son las banderas políticas, sino la política. Pero es difícil explicarles estas cuestiones a esas personas ciegas. Alguna vez dijo Borges “pensar que por el hecho de no ser comunista se es fascista, es tan ridículo como pensar que por no ser cristiano se es mormón”, y estas palabras disparan directamente hacia el epicentro de la cuestión, porque los fanáticos nunca entenderán que al momento de cuestionar sus ideas partidarias, en realidad se cuestiona una cuestión macro, y que dicha crítica alcanza a cualquier ideología partidaria. Porque el problema es la política y su arquitectura funcional a nivel general.

     Quizás frente a problemáticas tan complejas, hasta el arte alcance la dimensión de NADERÍA, pero como Charles Bukowski dijo alguna vez: «Se empieza a salvar el mundo salvando a un hombre por vez; todo lo demás es romanticismo grandioso o política». Quizás sea el arte ese pequeño espacio para ejercer la libertad sartreana y comenzar a generar cambios significativos. Debemos asegurarnos de que a la hora de pecar con pleno idealismo romántico, esté vinculado éste al fin último de alcanzar un mundo mejor, y no por el contrario, que el idealismo responda a una irremediable ingenuidad de cara a los enmascarados y aparentes fines nobles que persigue la ciencia política. Estoy seguro que eso consideró Sting a la hora de concebir su obra, por lo menos de manera inconsciente. Pero de nada sirve el arte -y acá es cuando debemos procurar dejar la puerilidad de lado- cuando esta herramienta no está al alcance de los oprimidos.


By Nicolás Alejandro Scarponi – (F.M.)

Otras publicaciones del mismo autor: #NicolásAlejandroScarponiFM 

Revista Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s