Pasiones Inútiles – (Cadáver exquisito)

La estupidez del mundo nunca pudo y nunca podrá arrebatar la sensualidad”

                                                                                                                             Cadáver Exquisito – Fito Páez.

     De dónde venimos y a dónde vamos no tiene importancia alguna si tenemos en cuenta el momento en que nos encontramos en B.A.R flotando en la sinfonía universal que nos envuelve, vuelve y se va. Sin embargo, antes de continuar me gustaría aclarar que somos conscientes de que no existen los puntos que separan las iniciales del bar mencionado anteriormente, pero nos parece más adecuado de esta manera y nos tomamos el atrevimiento de modificarlo humildemente para este relato completamente ficticio que nada tiene de “real” (¿o sí?, ¿en definitiva qué es la ficción? TODO ES FICCIÓN). Igualmente, el nombre de la coqueta taberna bahiense a la cual nos gusta concurrir habitualmente, es, para nosotros, tema de discusión, ya que no estamos seguros aún (y no creo que algún vez lo estemos), de si somos buenos, de si somos amigos, o de si estamos reunidos en aquel lugar, es por eso que nuestro derecho de admisión allí, se nos vuelve cuestionable.

     Continuando con el tema que realmente nos compete, la noche del Sábado pasado y con el fin de no perder la costumbre, la gente de Fervor concurrió a B.A.R junto con algunos colegas para, sin saberlo, realizar la tarea que nos fue encomendada, un Cadáver exquisito. Un juego atribuido al surrealismo caracterizado por “defender” la inconsciencia y mediación del azar como mecanismos primordiales del relámpago creativo, no podía ser más que un reflejo de lo que esta sección de la revista, tan querida por nosotros, intenta interceptar. Fue así, que sentados alrededor de una mesa puntual (que pudo haber sido cualquiera pero tenía que ser esa), el cadáver exquisito se materializó gracias a un ejercicio mental fuera de toda norma que expuso el brillo de un aura lleno de originalidad y que, lejos de querer que caiga en la reproductibilidad técnica, queda plasmado aquí para deleite de todos ustedes. Benjamin consideraba que una obra de arte tiene dos elementos fundamentales: el elemento cultual y el elemento exhibitivo, él consideraba que este último, era la razón de la crisis dentro del arte. Pero… ¿cómo hacemos llegar nuestras expresiones a los demás si no es a través de la reproducción y de la exhibición?

     Julio Cortázar en sus “Clases de Literatura” dice: “Thomas Alba Edison inventó el disco fonográfico, el milagro más grande del siglo XX. No sé si todo el mundo lo piensa pero es gracias al disco fonográfico que se conserva la voz y el sonido de los artistas muertos. Gracias a ese disco todo ese jazz cuyos intérpretes han muerto –algunos incluso hace muchos años- (…) lo tenemos al alcance de la mano”.

     Cómo podríamos hacer trascender ese cadáver exquisito si no fuera a través de la comunicación del mismo. No es un punto esencial la trascendencia, pero nos gustaría ser leídos, mientras siga existiendo al menos una persona que disfrute de estos textos. Ese cadáver exquisito tuvo un momento ritual, un elemento cultual, un primer momento, un “aquí y ahora”, una autenticidad propia y la manifestación irrepetible de una lejanía, es decir un AURA. Ahora llega a ustedes, además de tener un primer momento, un “aquí y ahora”, también tiene un “después”. Este es el DESPUÉS:

Pasiones inútiles

Vacío lleno de plata con lentes culo de botella; en BAR: “Buenos amigos reunidos”, aunque yo mejor diría: “Bienvenida Anarquía Radical”.

Radical, como Alfonsín en un día de verano. Ya no hay casa que soporte orden alguno, pues todo ha caducado. El hambre nos ha ganado esta vez.

La nebulosa gris y el gris de las calles. La Luna espera por nosotros. No importa nada más que lo que HAY. Caminando para ningún lado, apoyando la cabeza sobre una mano.

Pero la existencia precede a la esencia y como todavía nos esperaba la esencia, hacia ahí, debíamos ir, sin importar el día de la bandera, sin importar el día del padre.

Porque padre se es todos los días, porque padre es el que está sin distinguir fechas especiales, porque bandera es pasión, es nacionalismo inútil, porque la vida es “pasión inútil”.

Síntoma de la infección, sutil expresión del corazón; el hombre es un animal.


By Tom Sawyer (T.G), Augusto Morelli (F.M), Yuyo Marciano, Niña Trueno, Dj Starlet.

Imagen: Beat Generation – Allen Ginsberg/Gregory Corso/Jack Kerouac/Larry Rivers/David Amram

Revista Fervor de Bahía Blanca Fervor de Bahía Blanca © Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s