Sola, y con vos

    De vez en cuando te olvidaba, te besaba, me besabas, te encontraba sin buscarte, sin buscarme me encontrabas tú también. Nos entrelazábamos y entre tanta cursilería hallaba tus miserias, tú las mías, pero sin reproches, ¡Qué lindo es no discutir, no reprochar!
Me golpeabas, te golpeaba, nos volvíamos una, siempre unidas, nos ahogábamos en la mentira; tú con el miedo de alejarte, de que te deje, te despida, y yo aquí, creyendo que eres real, que no hay invención alguna, con miedo de caer en la realidad y sentirme, aún contigo, más vacía, más sola. ¡Qué cruel es tenerte! ¡Qué cruel sería no tenerte! Es cruel besarte, abrazarte, despertar. ¡Qué cruel es tú silencio! No lo soporto, no te tolero, te suplico que me hables, pero no me grites, o insúltame. Tú que me has quitado la vida, la paz y la alegría, tú que pesas, arrasas con todo, tú que has apagado mi corazón, tú que me has fulminado y aun así eres la única que me ha amado, tú, que estás aquí conmigo acompañándome a morir, te digo, prefiero estar sin ti, quizás sí tú me dejas logro vivir.
Está bien, mejor te olvido, te dejo ir.
¡Vete soledad, vete! No logro encontrar consuelo, contigo o sin ti. Vete.

By Estafania Alzúa

Imagen – Pintura de Estefania Alzúa.